¿Cuánto se puede pagar en efectivo como máximo?

02 de Abril de 2020

Cada vez estamos más acostumbrados a pagar todas nuestras compras, por pequeñas que sean, con tarjetas de débito, crédito y ahora también con apps de pago inmediato para el móvil. Sin embargo son muchos los establecimientos que sólo aceptan pagos en efectivo o que aceptan las dos modalidades. Si bien es cierto, que son muchos los que aseguran que el dinero en efectivo acabará desapareciendo, la divisa física está muy lejos, todavía, de desaparecer, quedando por delante muchos años de uso.

De esta forma, con el uso cada vez más continuado de las tarjetas, son muchas las personas que desconocen la existencia de un importe máximo para pagar en efectivo. Por ello, en este artículo queremos hablar de él.

¿Cuál es el importe máximo para pagar en efectivo?

En octubre de 2012 se publicó la ley 7/2012, que concretamente en su artículo 7, modificaba la normativa tributaria, en la que se establecía la limitación de pagos en efectivo en determinadas operaciones. Dicha ley entró en vigor en noviembre de ese mismo año. A partir de entonces, las operaciones de pago en efectivo eran limitadas a un máximo de 2.500€. Todas aquellas compras y pagos por servicios a profesionales, deben ser abonadas por medio de pago con tarjeta, cheques, transferencias… Sin embargo, posteriormente, el Gobierno indicó una reducción de este límite, quedando en un importe de 1.000€ en aquellas operaciones entre las empresas o trabajadores autónomos, que prestaran servicios a particulares. No obstante, esta modificación que se publicara el 1 de enero de 2017 aún no se ha aplicado.

De la misma forma, tampoco está permitido hacer pagos parciales de aquellas facturas que asciendan a más de 2.500€, puesto que se toma como referencia el importe total de la transacción. ¿Qué quiere decir esto?

El punto del fraccionamiento de los pagos, es uno de los más importantes de esta ley. ¿Se puede pagar una parte en efectivo (por ejemplo 2.000€) y la otra a través de transferencia bancaria (los 1.000 restantes de un total de 3.000€)? La respuesta es no. De ser así la forma de pago, no debe pagarse ninguna de las partes en efectivo. De lo contrario, esto supondría el incumplimiento de dicha prohibición, y en consecuencia, de una sanción.

¿Se podrían pagar varias facturas por la misma operación o sesión de trabajo, entonces? Para estos casos, si el total de las facturas es de 2.500€ o más, sí se aplicaría la limitación. Un ejemplo sería la reforma de una vivienda, en la que se precisan varias jornadas de trabajo con distintas ejecuciones, como: alicatado, desescombro, tabiquería, pintura… En estos casos, han de sumarse todas las sesiones de trabajo facturadas en una sola. De igual forma sucede en el caso de la compra de los materiales para llevar a cabo esta ejecución. Lo que estamos contratando y pagando es el resultado final. Por lo que de ninguna forma, el pago de los materiales será independiente de la factura en la que figuren los servicios prestados.

¿Y qué pasa si el presupuesto inicial inferior a 2.500€ acaba siendo superior a la finalización de los servicios? Este es el único caso, que no conllevaría una sanción. Siempre que se realice el pago antes de que el presupuesto se incremente. En el momento, en que se conoce el aumento del presupuesto, el resto de pagos habrán de hacerse por medio de otras formas de pago, que no sean nunca en efectivo.

¿Puedo hacer una compra a plazos superior a 2.500€ en efectivo? En los casos de compras, como por ejemplo un automóvil, se tendrá en cuenta el importe total de todos los plazos.

Sin embargo, para los turistas la cosa cambia. En el caso de que la persona sea un particular no residente en España el límite para pagar en efectivo asciende a 15.000€ o el equivalente en su moneda extrajera. Esta es una excepción, que se lleva a cabo para evitar posibles limitaciones del consumo vinculado al turismo.

¿Por qué hay un límite máximo para pagar en efectivo?

Esta ley se puso en marcha por parte de la Agencia Tributaria, con el fin de prevenir y luchar contra el fraude, y evitar de esta forma la posibilidad de que circularan billetes falsos, que pudieran ser entregados en los establecimientos, locales del sector servicios, profesionales o empresas. No obstante, con independencia de la cantidad legal que se pueda pagar en efectivo, es conveniente que los negocios y empresas cuenten con detectores de billetes falsos, como los que tenemos en nuestra tienda online, y que puedes consultar desde aquí.

Además, tiene como objetivo combatir la economía sumergida de muchas empresas, que intentan evitar el pago del IVA, con otro tipo de facturas; y también, de algunos particulares para que no aparezca dinero en efectivo que no ha sido declarado, ya sea por trabajos realizados pagados en “B”, por transmisiones de bienes…  

¿Qué pasa si se incumple la norma?

En aquellos casos en los que los usuarios incumplan esta norma, se aplicará una sanción por valor del 25% sobre lo pagado. En consecuencia, si la cantidad mínima del pago son 1.000€, la sanción establecida será de 250€.

¿Qué se entiende por efectivo?

Como dinero en efectivo, se entiende tanto papel moneda como monedas metálicas, tanto nacionales como extranjeras. Sin embargo, los cheques bancarios al portador que estén denominados en cualquier moneda, así como cualquier otro medio físico, que estén concebidos para hacer pagos al portador, también son considerados pagos en efectivo.

Como decimos, cada vez son más las personas que pagan con otros métodos. Sin embargo, todavía las hay que utilizan el método tradicional del efectivo, como forma de pago, y se pregunten en qué les puede afectar dicha medida. Pues bies, todo depende del origen de nuestros ingresos. En el caso de que nuestros ingresos procedan de una nómina, esto no tiene por qué afectarnos o si lo hace, será muy poco. Ya que la empresa nos paga el sueldo en nuestra cuenta corriente, siendo de esta forma mucho más práctica y sencilla para pagar todas nuestras compras por medio de tarjetas. Si en tu caso eres autónomo o tienes una pyme, la cosa cambia. Deberás ingresar el dinero en una cuenta corriente, para después proceder a dichos pagos.

En adición, hay algunos tipos de compras que son los más afectados en este caso, como la compra de vehículos, de bienes inmuebles o los pagos por una reforma, tanto de los materiales como de la mano de obra. Estos son los casos más destacables en los que se pretende evitar los pagos superiores a 2.500€ en efectivo.

Existen otras situaciones, como la reserva de apartamentos vacacionales, pago de vuelos para una familia o packs vacacionales, que pueden verse afectados, en cierto modo. Para estos casos, la forma de proceder es conocer las excepciones de cada país en el que alquilemos el apartamento en el que nos hospedaremos durante nuestro viaje. En estos casos, los países no pretenden poner estas limitaciones para los turistas o los no residentes, ya que de esta forma, se facilita a aquellos visitantes países emergentes poder pagar de forma cómoda sus consumiciones y compras. No obstante, conviene tener cierto conocimiento de esta misma ley y el importe máximo de pago en efectivo en otros países.

Por ejemplo, en países como Francia, Suecia, Dinamarca y Portugal, el límite de pagos en efectivo está establecido en 1.000€ para los ciudadanos de estos países, mientras que para los no residentes y turistas, se establece en 10.000€. Mientras, en Italia se ha operado de forma inversa, aumentando el límite de 1.000€ a 3.000€ para los ciudadanos italianos, y limitando de 15.000€ a 10.000 para los ciudadanos no europeos, que visiten dicho país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *