Qué hacer con un billete roto o deteriorado

24 de Diciembre de 2019

¿Cuántas veces has tenido en tus manos o en tu billetera un billetes que están muy deteriorados, a punto de romperse, o directamente roto? Esta es una situación muy común, en la que todos nos hemos visto en más de una ocasión. Son muchos los billetes que por el uso, a pesar de que el tipo de papel con el que están fabricados los billetes es muy resistente, acaban volviéndose cada vez más endebles hasta que finalmente se rompen.

Por este motivo, y para mantener la calidad de los mismos, el Banco de España renueva de forma periódica todos los billetes que están en circulación. Sin embargo, la rapidez con la que manejamos y movemos el dinero da lugar a que circulen billetes deteriorados y algunas veces rotos, de forma inevitable. Ante esta situación, los ciudadanos podemos tomar una serie de medidas.

Qué tengo que hacer con los billetes rotos o deteriorados

Si bien es cierto que los billetes son muy resistentes, gracias a su composición (100% algodón), la superficie de estos se va desgastando. Esto, en ocasiones, puede suponernos algún problema, ya que en algunos comercios no suelen aceptar billetes rotos o deteriorados como un medio de pago, por temor a su pérdida de validez. Ante esta situación, no tenemos por qué preocuparnos, ya que cuando nuestros billetes se encuentren en mal estado podemos cambiarlos por otros nuevos de varias formas.

Cuando nos encontremos con un billete roto o estropeado tras meterlo accidentalmente en la lavadora o por el uso, podemos acudir a una sucursal del Banco de España. Allí llevarán a cabo un reconocimiento de la legalidad del billete y acto seguido nos harán un canje por un billete completamente nuevo y en perfecto estado, bajo algunas condiciones.

A continuación te facilitamos un listado de sucursales del Banco de España, en las que poder hacer estos cambios de billetes rotos.

Condiciones para cambiar un billete roto o deteriorado

El primer requisito o condición para que el cambio del billete sea efectivo, es que debe presentarse más de la mitad del la superficie que compone el billete original, o siempre que podamos demostrar que la parte que falta se ha destruido. Si bien es cierto, que la forma de demostrarlo es un tanto complicada. Sobretodo cuando nos encontramos con un billete quemado o que se ha roto en varias partes y hayamos perdido los fragmentos.

Por suerte, estos cambios no tienen coste y, pudiendo demostrarlo, nos lo cambiarán sin ningún problema. Sin embargo, en algunos casos, y cuando la entidad financiera donde presentemos el billete tiene dudas sobre la propiedad del billete presentado, puede exigirnos una declaración para asegurarse de la veracidad del billete o para asegurarse de que no existan riesgos de ningún tipo.

Para el caso de aquellos billetes, que estén manchados, sucios, en los que encontremos inscripciones o pequeños rotos, también podremos cambiarlos en las mismas sucursales, por otros de igual valor o incluso, ingresarlos en nuestra cuenta corriente, si lo preferimos.

Por otra parte, podrán hacer estos cambios cualquier persona física o jurídica, que esté en posesión de un billete en malas condiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *