Todo lo que debes saber acerca del mostrador de cobro para tienda

08 de Junio de 2021

Si estás planeando renovar la imagen y decoración de tu tienda o del nuevo local vas a abrir, debes tener en cuenta que uno de los puntos más importantes de ésta es la zona del mostrador y caja. En él se desarrolla una gran parte de la actividad laboral y comercial. Es donde los clientes pagan, los empleados y dependientes trabajan sirviendo o cobrando, además es la última zona en la que permanecen los clientes antes de marcharse de la tienda. En consecuencia su estética y colocación, así como el orden de esta son esenciales para dar una buena imagen. Por todo esto, a la hora de distribuir el espacio debes tenerlo muy presente y ubicarlo en un lugar prioritario.

¿Dónde colocar el mostrador de una tienda?

Para escoger el lugar adecuado necesitas tener en cuenta una serie de factores:

  • Tu mostrador tiene que se visible tanto dentro como fuera del local. Este es uno de los muebles principales, y por tanto tus clientes deben poder verlo fácilmente en todo momento, teniéndolo siempre bien ubicado.
  • Debes tener buena visibilidad de todo el local desde el mostrador. Al pasar mucho tiempo en él necesitarás tener una visión completa del local para poder controlarlo y, así, evitar robos.
  • Su ubicación no debe entorpecer el flujo y tránsito de los clientes por la tienda. Eso sí, debes dirigir el tráfico de tus clientes hasta tu mostrador, de esta forma enfocarás a la gente hacia la compra del producto.
  • Tener en cuenta el tamaño del mostrador. No peques de elegirlo demasiado grande ni demasiado pequeño, elígelo a corte a las dimensiones del local y con capacidad de almacenaje. Ten en cuenta que en él ubicarás el TPV, datáfonos, PDA de recepción de mercancía y resto de dispositivos necesarios en un comercio como los aparatos detectores de billetes falsos de nuestro catálogo. También necesitarás guardar albaranes, documentación de clientes, bolsas para las compras…

Por otra parte, según el tipo de negocio y local es recomendable ubicarlos en unas zonas u otras. Por ejemplo:

  • Si tu local es de tipo compra rápida, necesitarás ubicarlo en el lado izquierdo de la tienda. No es que lo digamos nosotros, es que está estudiado. De forma intuitiva, la gente camina por la derecha para favorecer el flujo de personas. Por tanto para no entorpecer este paso, lo mejor es colocar siempre el mostrador a la izquierda.
  • Si tu local es pequeño coloca el mostrador al fondo de ésta, ya que se trata de una ubicación con mucha visibilidad, que permitirá tener un control fácil del espacio. Eso sí, no lo centres demasiado para evitar que los clientes sólo se fijen en él y únicamente se dirijan a esta zona. Para evitarlo, también puedes colocar muebles con los que impedir que se genere un efecto pasillo.
  • Si tu local es grande coloca el mostrador centrado, así dominarás la visión de toda la tienda y estarás cerca de todos los puntos de la tienda y de los clientes, al mismo tiempo que tendrás espacio suficiente para los expositores.

¿Cuál es el tamaño perfecto para el mostrador de una tienda?

A pesar de que el mostrador es el mueble principal de cualquier tienda, no debes olvidar que las ventas se realizan en cualquier punto de ésta y, por ello, no debes sobrepasarte en la elección del tamaño. Por otra parte, la originalidad de tu mostrador no está reñida con sus dimensiones o con las opciones de aprovechamiento de espacio.

A la hora de elegirlo ten en cuenta qué es lo que colocarás en él: TPV y todo el material de cobro en primer lugar. Todo lo demás es accesorio. Por lo que si se trata de un local pequeño en el que necesitas poner un mostrador reducido, el esto de objetos que no quepan podrás ubicarlas en otras zonas de la tienda. Si por el contrario, te encuentras con un local grade opta por mostradores más a medida y con más capacidad de almacenaje interior.

¿Cómo elegir el mostrador de una tienda?

A la hora de elegirlo debes pensar en el diseño y en su aspecto pero sin perder de vista la funcionalidad. Por ello, ten en cuenta todos sus compartimentos, cajones, estantes, zona de pantallas, cables… Con todo, puedes encontrar varios tipos de mostradores:

  • Mostradores de recepción: pensados para recibir clientes. Un ejemplo de ellos son los que se emplean en las tiendas de ropa, hoteles, agencias de viajes, recepciones de oficinas… Estos no suelen precisar mucho almacenaje y cuentan con dispositivos como pantallas de ordenador, impresoras… Por ello, es importante estudiar la ubicación de todos estos elementos.
  • Mostrador de información: son muy similares a los anteriores, pero con un tamaño más reducido.
  • Mostradores de exposición: estos varían según lo que se quiera exponer. Mezclan diferentes materiales, entre los que predomina el cristal o metacrilato. Un ejemplo de ellos los los mostradores de las pastelerías, tiendas de joyas y bisutería…

Además, dependiendo de lo que se venda en las tiendas será más adecuado un tipo de mostrador u otro:

  • Mostradores de tiendas de ropa: estos suelen ser muy variados según las necesidades de cada tienda, incluso podemos encontrarlos de todos los tipos: venta, información, exposición…
  • Mostradores de tiendas de alimentación: esto suelen ser en su mayoría vitrinas de cristal como el caso de las carnicerías o panaderías.
  • Mostradores de hostelería: suelen ser mostradores de recepción inicial de clientes y para el cobro de los mismos.
  • Mostradores de peluquerías: muy similares a los del caso anterior, atención y cobro de clientes.

Aspectos importantes sobre el mostrador de una tienda

Como ya hemos comentado, el mostrador es el epicentro de una tienda. Por ello, su aspecto debe estar siempre muy cuidado. También forma parte de la imagen de marca, ya que es donde el cliente se fija nada más entrar a la tienda. Por tanto, tu mostrador debe estar muy bien iluminado, por el mismo motivo su limpieza y ordenación (evitando cables, cargadores y enchufes por tirados por la superficie) es fundamental para que estos se lleven una buena imagen. Por otro lado, el mostrador puede ayudarte mucho a incentivar esas compras por impulso y de forma espontánea, si en él colocas artículos pequeños y con bajos precios que los clientes verán mientras esperan a ser atendidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *